Las increíbles Saunas Castreñas


¿Qué? Perdona... ¿Saunas? ¿he leído bien? ¡¿Pero, cómo?! ¡Si los pobladores de los castros seguro que no se lavaban y olían a choto!
nieblas del tsuna
Yo me lo imagina así, tipo Vikingos.

Como todo, aquello dependería del umbral de roña aceptable de cada individuo, pero lo que la gente no suele asociar es a los pobladores de la Edad del Hierro con una higiene periódica, como podría esperarse de los romanos.
En efecto, estas construcciones existían antes de la llegada de los romanos. Si no las has visto o no has oído hablar de ellas tanto como de los castros es porque... chan chan chaaaaán: creían que eran hornos o almacenes o cualquier otra cosa que no fuera una sauna. Los arqueólogos han estado bastante perdidos al respecto hasta que hace poco comenzaron a atar cabos y vieron que esa estructura se repetía en castros de Asturias, Galicia y norte de Portugal (recientemente sabemos de su existencia en Cantabria. Todas ellas, cada una a su estilo propio de edificación, mantenían algo en común: su orientación. Pero... hay más.
Todo apunta a que se utilizaban para rituales que dependían del calendario solar, de manera que los rayos de sol accedían durante el solsticio de verano hasta el final de la estancia gracias a su orientación específica. Si queréis completar más la información, os invito a visitar el blog de Asturiensis: provincia indígena  donde su autor desgrana con más detalle el tema de la orientación de estas construcciones.

http://www.muvicc.es/sauna.html

Y entonces, ¿qué es lo que ha hecho que a los arqueólogos se les haya encendido la bombillina? Pues  en algunas (no todas) de esas construcciones encontraron unas losas con formas peculiares (de falo) y en otras unas "piedras formosas" que separaban la cámara fría de la sauna. A ver, meter una losa con forma fálica en el recinto del horno o del leñero, pues como que no le veo relación alguna, y supongo que los investigadores debieron pensar lo mismo. Obviamente son conjeturas mías, pero por algo debieron empezar a cuestionarse qué era aquello.



Resultado de imagen de men in sauna

¡Ponme la sauna mirando al sur!

Lo de la losa fálica, unido a que la orientación de las construcciones "jugaba" con los solsticios de verano, hizo revisar de nuevo estas estructuras con otros ojos. En resumidas cuentas, descubrieron que se trataba de una especie de sauna a la que se accedía por una antesala o cámara fría, y después se pasaba a la parte de la sauna propiamente dicha. Los castreños dejaban descansar sus posaderas sobre dos escalones de piedra que formaban parte de las paredes laterales. Al final del todo había una especie de cubeta que estaba en contacto directo con la pared del horno.

Sin embargo, lo que ya no alcanza a vislumbrar la arqueología es de qué hablaban los astures, cántabros, galaicos o lusitanos allá dentro, cuántas mentiras de cacetas se contarían, si ayudaban a hacer memorable la experiencia con algún aceite esencial mágico o si simplemente se comparaban las longitudes del miembro viril de reojo.

Me pareció tan curioso que no pude evitar incluirlo en mi novela. Ya veréis, ya, cómo mola ese capítulo. ¡Mujajaja! y es que...

Ahí va mi confesión

En las noches en las que me enfrasqué escribiendo dicho capítulo fantaseaba con construir una sauna de esas en mi pueblo, a orillas del pantano. Sería la atracción máxima, ¡una experiencia astur 100%! Así podría alternar el sofoco de la sauna con un bañito suicida en las gélidas aguas del embalse del Luna. ¿Qué cosas no haría yo en mi pueblo, mi Mallo de Luna? ¿Y tu? ¿te animarías a montar una sauna castreña en el tuyo?

Resultado de imagen de mallo de luna embalse

Si te ha gustado el post y quieres recibir noticias mías: ¡SUSCRÍBETE!



Comentarios

  1. ¡Interesante entrada! Parece que los castros no eran tan inmundos... Asturias tiene paisajes magníficos, nada que envidiar a los nórdicos. ¡Un abrazo, Marié!

    www.enriquegirona.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enrique, ¡bienvenido!
      Desde luego, a mí me llamó la atención cuando empecé a documentarme. Asturias me tiene enamorada, aunque yo, siempre que escribo, me inspiro en mi pueblo, Mallo de Luna, un poco antes de llegar a Babia, en León. Oye, una pregunta: ¿Cómo conociste mi blog?

      Eliminar
  2. Muy interesante. Esto nos demuestra que, incluso los arqueólogos, van con ideas preconcebidas. La manera de contarlo me ha gustado mucho porque hace el texto entretenido y nos anima a llegar hasta el final. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Por fin te leo, Isabel!!! Jajaja. Bueno, de eso se trata, de acercar la arqueología a todos y hacerla amena. Si te ha gustado, tengo mucha munición guardada para documentar mi novela y creo que lo vais a gozar 😀

      Eliminar
  3. ¡Desconocía la existencia de una sauna en un castro gallego! Ya tengo destino para mi próxima vuelta a Galicia :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luis, ¡bienvenido! La de Castañoso (fonsagrada)es espectacular. Espero que las autoridades la conserven como se merece

      Eliminar

Publicar un comentario

Creo que huelga decirlo, pero... Si lo que has de decir no es constructivo, guárdatelo para tí

Entradas populares de este blog

Laro, la leyenda del árbol milenario: Sangre (tomo I). Reseña

¡Me voy de retiro literario!