¡Me voy de retiro literario!

Casi no me lo creo

Voramar
Hotel Voramar
Si, señores. Me voy 24 horas de retiro literario a un hotel célebre en la provincia de Castellón. Nada  más y nada menos que al Voramar.
Inicialmente tenía pensado irme a una masía que tiene mi suegra en Coves de Vinromà. Pero lleva tiempo cerrada y sólo de pensar que tenía que ponerme a limpiar se me quitaban las ganas. mi marido pensó en mí y tomó la iniciativa de reservarme una noche de hotel.
(Tranquilo, amor, tenía pensado sacarte en las dedicatorias, pero así seguro que eres el primero de la lista, jajaja)

Escribir con concentración es difícil. Tienes que revisar dónde te quedaste la última vez. Siempre encuentras algo que mejorar en esa revisión, y cuando por fin llega el momento de crear, siempre hay una salvedad, un obstáculo o un wassap que responder. Por eso voy a probar a ver si con esta medida drástica de aislamiento (tendré que sacrificarme, ¿qué le vamos a hacer?) consigo avanzar de manera más eficaz en mi novelita.

Cuando una escribe novela histórica es difícil prescindir de estar conectados, por que siempre hay algo que consultar, dudas de ambientación del tipo: ¿estaba inventado el paraguas? y el ¿abanico?. Esta constante búsqueda de la verosimilitud hace que escribir sea apasionante, porque aprendes por el camino cosas que de normal te hubieran pasado desapercibidas. Es uno de los grandes regalos que aporta la literatura a aquel que se aventura a crear.

Tengo una gran noticia, pero no sé si escribirlo en negrita o no. El caso es que... ¡Estoy leyendo! os dije en entradas anteriores que a penas tenía tiempo. Pues ahora, con el Kindle este que se ha inventado Amazon, voy a tiro fijo.

Mola, porque con un click te descargas en el móvil la novela que quieres, a precios razonables. Luego tiene además una cosa positiva y a la vez, con lado tenebroso: hay muchos libros autoeditados, así que es más fácil encontrar un bodrio de novela que en la casa del libro, pero aún así, mola. ¿porqué? porque cuando lees a otros, aprendes de sus aciertos, pero también de sus errores. (La tercera razón por lo que mola el kindle es que puedes descargar un fragmento de novela y hacerte una idea de qué va y si te gusta)

Llevo un tiempo leyendo guías para pulir novelas, trucos, sugerencias de editores, y no hay nada mejor que comprobar la teoría, no solo en tus carnes, si no también en otras novelas.
De hecho, al buscar obras que hablaran de los astures, cántabros y romanos; por algoritmos del destino, di con una novela que tenía buena pinta y me descargué el primer capítulo. Comprobé cómo en efecto, se puede estropear una buena idea si se descuidan expresiones, se repiten constantemente palabras, se abusa de gestos determinados... 
Obviamente no me la descargué entera. Me interesaba la historia en sí, pero me chirriaba tanto el modo en que lo contaba la autora, que decidí no dedicarle más tiempo. 
Osea, que TODO LO QUE PREDICAN LOS MANUALES DE ESCRITURA ES CIERTO. 
Lo cual me llevó a pensar que hoy en día, cualquiera puede producir al nivel que quiera un texto literario. Otra cosa es que triunfe.

Por extraño que parezca, siempre hay excepciones. Tuve la misma sensación cuando empecé a leer las 50 sobras de grey. Acabé del ceño fruncido y de los ojos en blanco de la protagonista hasta la coronilla. Además la Anastasia esta era pa darle con la mano abierta. NO PUDE ACABAR EL LIBRO. Y sin embargo, el libro se vendió como rosquillas. ¿Por qué? no lo sé. En serio. Quizás sea porque en general, hay una gran parte de la población femenina con gran falta de autoestima que se ve reflejada en la prota. 

¿Y vosotros?¿Habéis experimentado esta sensación de "no puedo con este librO" alguna vez? ¿cual fué?

Comentarios

  1. Que las musas te acompañen e inspiren.
    En respuesta a tu pregunta sobre la experiencia de no poder von jn libro, en mi caso han sido docenas. ¿razones? Precisamente la ¿culpa? Es del Kindle. Antes, al comprar un libro lo ojeabas bastante, porque tenía que gustarte, sí o sí, ya que después de leído te lo quedabas en casa y te ocupaba un espacio y además te había costado caro. Ahora, con el libro electrónico, lo descargas por poco dinero y, como apuntas, hoy cualquiera escribe y publica, por lo que es muy fácil encontrarte con esos bodrios que ni siquiera llegan a ser naderías, por lo que cuando llevas un puñado de páginas te convences de que estás perdiendo el tiempo de una forma miserable, lo eliminas y te quedas tan oreado. Y no queda ocupando ningún espacio como pasaba antes.
    Por lo que respecta a las Sombras del Grey ese. Confieso que no lo he leído, pero sí recuerdo toda la fiebre que había en su tiempo, todo mundo loco con ello. Hace quizá un par de meses vi la película, creo que en Netflix, y me quedé con cara de pánfilo. Le pregunté a mi hija si la película tenía algo que ver con el libro y me dijo que ella la película no la había visto, pero que con el libro no había podido. Y pensé - te juro que nunca he tenido nada de machista- : A algunas qué poco le dan. Pero como apuntas, algunas mierdas se venden como rosquillas. Todo el mérito es del marketing, lamentablemente.
    Y repito, que el retiro sea fructífero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que se me hizo corto, pero estuvo bien. Quizás debería buscarme un paraje menos embelesador para evitar distracciones

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Creo que huelga decirlo, pero... Si lo que has de decir no es constructivo, guárdatelo para tí

Entradas populares de este blog

Las increíbles Saunas Castreñas

Laro, la leyenda del árbol milenario: Sangre (tomo I). Reseña