Conoce dónde sucedió todo

En la provincia de León puedes encontrar entornos tan dispares como los Picos de Europa o la Ribera, el Páramo leonés, los Ancares, El Bierzo con su microclima, Omaña con sus bosques, Babia de ensueño, y cómo no, el valle del río Luna.

Parte de la historia que nos ocupa transcurre en el paraje de Mallo de Luna y sus alrededores. Es el pueblo de mi madre, pero lo considero tan mio como la que más.
Reserva de la biosfera de Omaña y Luna
Reserva de la biosfera de Omaña y Luna


Se trata de una pedanía de Barrios de Luna, municipio que aguas abajo, a la sombra del muro de contención, agrupa los pueblos mutilados por el embalse y algunos más que consiguieron salvarse.
Con a penas 20 habitantes en invierno, vive sus días de máximo trasiego durante el verano, como casi todos los pueblos de la zona.

Lo que diferencia Mallo del resto es que aquí se acaba la carretera. Si no fuera por la Autopista, sería un reducto de paz inespugnable, pero por desgracia, ni eso nos concedió el avasalle de la vida moderna.

Aún así, como pasa con las personas castigadas por la edad, "el que tuvo, retuvo", y mi pueblo es de lo más bonito que verás en el norte de España.

No se si se nota que siento pasión por mi pueblo. A él le he dedicado cuentos, artículos, relatos (algunos premiados, y hasta un blog) pero me faltaba algo más ambicioso. Algo que le diera un empuje, una ilusión, algo de qué hablar.... y pensé: pues mira, una novela no iría mal.

Espero de corazón que si tras leer la novela tenéis la oportunidad de visitarlo, gocéis de su entorno, de sus gentes, de sus cicatrices, como lo he hecho yo...

Un saludoooo

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las increíbles Saunas Castreñas

Laro, la leyenda del árbol milenario: Sangre (tomo I). Reseña

¡Me voy de retiro literario!